Asociación

Nuevos Horizontes

LA ANSIEDAD

Síntomas
Ansiedad generalizada
¿Qué es una Fobia?
Fobia específica
Fobia social
Pánico
Pánico y agorafobia

AUTOAYUDA

Afirmaciones positivas
Trabajar con las afirmaciones
Haz tus afirmaciones
La autoestima
El poder  del pensamiento positivo
Aprendiendo a meditar
Estrategias de superación
Recomendaciones de alimentos

INFORMACION

Grupos de ayuda
Diccionario de fobias
Casos reales
Enlaces
Noticias médicas
Noticias sanitarias

OCIO

Entra en el Chat
Entra en el foro
Lecciones de Coco
MP3 divertidos
Chistes
Postales

AYUDA PARA DEJAR DE FUMAR

DEJAR DE FUMAR


manda un e-mail



Volver a principal Volver casa Entra en el Foro Entra en el foro Entra en el chatEntra en el Chat Envía un emailCorreo


 

PÁNICO y AGORAFOBIA

En una parte de los casos (más frecuentemente en las mujeres), comienza a desarrollarse paulatinamente una expectativa ansiosa de temor a sufrir las crisis, un miedo a sufrir ataques. Este síntoma va confinando paulatinamente a los pacientes a sus domicilios o en otros casos graves, a sus habitaciones. El paciente que sufre agorafobia, deja de salir solo a la calle, por gran temor a descomponerse, y si se ve obligado a hacerlo, va pensando postas o lugares de seguridad donde pueda refugiarse en caso de sobrevenir el ataque. Si es forzado a concurrir a un restaurante, cine o lugar público, se sienta cerca de la puerta o del baño, para poder huir o refugiarse sin ser visto. Generalmente su vida se transforma en un drama, su calidad de vida y la de su familia decaen notablemente.

 

Definición

El trastorno de pánico es una enfermedad bastante tratable en la cual ocurren reiteradamente episodios de temor intenso acompañados de síntomas físicos múltiples en ausencia de alguna amenaza real. Estos "ataques de pánico" son inesperados y pueden ocurrir varios veces al día. El temor puede ser tan intenso que la persona puede pensar que está a punto de perder el control y hacer algo embarazoso o inclusive puede pensar que está a punto de morir. El DSM IV define el trastorno de pánico como un trastorno en el que deben haber cuatro ataques de pánico dentro de un período de cuatro semanas o uno o más ataques seguidos de un temor persistente de tener otro ataque. Muchas personas tienen ataques de pánico sólo con poca frecuencia y no desarrollan ansiedad acerca de tener otro ataque.

 

Síntomas

Los síntomas de un ataque de pánico pueden incluir latido del corazón frecuente o fuerte; dolores del tórax; mareos; aturdimiento; náusea; dificultades en la respiración; cosquilleo o adormecimiento en las manos; rubores o escalofríos; sensaciones de estar soñando despierto o distorsiones de la percepción; terror--una sensación de que algo terriblemente horrible está por ocurrir y uno se encuentra indefenso para prevenirlo; temor de perder el control y hacer algo embarazoso; temor a la muerte; sentirse desconectado de usted mismo o el medio ambiente. Un ataque de pánico dura por lo general entre varios minutos y una hora y es una de las enfermedades más perturbadoras que puede experimentar una persona.

 

Causa

La causa del trastorno de pánico no se conoce en la actualidad. Existe un debate entre los que favorecen una teoría biológica causativa (osea, un defecto neuroquímico en el cerebro) y los que favorecen una teoría cognoscitiva-conductual. La hipótesis cognoscitiva-conductual sostiene que la malinterpretación de las sensaciones corporales (como las que ocurren durante la ansiedad) desencadena más ansiedad intensa, estimulando sensaciones inclusive más perturbadoras, hasta resultar en pánico y a menudo desarrollar prevención fóbica.

 

Curso

Cuando una persona experimenta ataques de pánico repetidos, él o ella puede empezar a evitar las situaciones donde el pánico se ha originado. Por ejemplo, una persona que haya tenido un ataque de pánico en un automóvil, puede evitar conducir. Con el tiempo, la persona puede empezar a evitar cada vez más situaciones, y su vida puede tornarse muy limitada. Estas limitaciones impuestas por el trastorno de pánico pueden costarle al individuo su forma de vida e interferir en las relaciones sociales. El evitar las situaciones donde una persona ha tenido o teme tener un ataque de pánico se llama agorafobia. La agorafobia puede ser leve o severa y se desarrolla en la mayoría de las personas que sufren de trastorno de pánico. El trastorno de pánico por lo general se manifiesta entre los adultos jóvenes. Sin embargo, los niños y adultos mayores también pueden ser afectados. Todos los grupos étnicos son vulnerables al trastorno. Las mujeres son afectadas dos veces más con respecto a los hombres.

 

Tratamiento

Los tratamientos principales son medicamentos y/o psicoterapia. Los medicamentos con mayor frecuencia empleados vienen en dos categorías: agentes antidepresivos y de antiansiedad. Los medicamentos antidepresivos con frecuencia empleados son: Prozac, Paxil, Zoloft o Imipramina (entre otros). Las medicinas de antiansiedad con frecuencia empleadas son: Xanax, Klonopin y Ativan (entre otras). De las psicoterapias, la psicoterapia cognoscitiva y/o conductual a menudo se emplea para tratar los síntomas del trastorno de pánico y/o la agorafobia. Entre el 70 y 90 por ciento de los enfermos con trastorno de pánico y agorafobia son ayudados con estos tratamientos.

 

Automanejo

Algunas de las medidas que una persona con trastorno de pánico puede tomar para maximizar la recuperación son:

  1. Eliminar la cafeína y otros estimulantes y alcohol de su dieta (o al menos limitar el uso)
  2. Dormir lo suficiente en la noche (entre 7 y 9 horas, promedio).
  3. Meterse en aeróbicos de bajo impacto (como caminado enérgico) durante 20 minutos por día, 4 a 5 veces por semana.
  4. Aprender respiración correctiva y técnicas de relajación, y hacerlas durante 10 minutos por lo menos una vez diariamente.
  5. Identificar los factores desencadenantes de los ataques de pánico, y aprender a esperarlos y a aceptarlos a veces.
  6. Mejorar las destrezas para hacerle frente a los síntomas de pánico. Entre menos usted le tema a los síntomas, menos ocurrirán.

 

Manejo de la recaída

Puede haber momentos después de la recuperación en que regresan los síntomas. Esto se denomina recaída. Si ocurre una recaída, es importante identificar los síntomas lo antes posible e intervenir consiguiendo ayuda de su terapéuta y considerar el volver a tomar o incrementar los medicamentos y/o la terapia de comportamiento.

 

 

 

Imprimir Página Web

Página de inicio

 


© 2003~M. Pino Antúnez Cristal ~TusNuevosHorizontes.com